aumentar disminuir original
El Universitario | Página Verde

Crear con desechos

Con desperdicios del sector textil de la ciudad de Pergamino, el Centro de Edición y Diseño de la UNNOBA desarrolló toda la cartelería y señalética del Edificio Presidente Raúl Alfonsín, ubicado en Sarmiento 1169 de la ciudad de Junín, sede de las actividades administrativas de la UNNOBA.

Antonela Mangialardi, licenciada en Diseño de Indumentaria y Textil, doctoranda y becada del CIC (Comisión de Investigaciones Científicas) fue quien realizó el producto final, en el marco de su investigación en el Instituto de Diseño e Investigación (IDI). “Hemos podido alcanzar resultados innovadores potenciando la industria local, al proponer el empleo de productos derivados de los desechos y respetar el medio ambiente”, plantea.

“La hipótesis de que los textiles que no son aprovechados por los talleres pueden ser transformados en un producto nuevo derivó en el diseño de una placa rígida. Se realizaron sucesivos ensayos productivos y de resistencia hasta que devino el producto final”, rememora.

De esta manera, a partir de desperdicios del sector textil y de confección de la ciudad de Pergamino (específicamente de jeans) y un aglutinante, se logró un nuevo material rígido que podía tomar distintos espesores y dimensiones.

En rigor, en Pergamino se confeccionan aproximadamente 12.300 prendas diarias, aunque los talleres no llevan un control certero sobre los desechos que producen: en algunos casos los regalan, otros los venden, incluso los depositan en el basural, lo que dificulta poder reconocer con exactitud el volumen. “Podemos afirmar que alrededor de un 13% se desecha, lo que implica un peso de unos 17.500 kg por mes. De por sí esto es un argumento suficientemente válido como para investigar cómo reinsertar estos desechos nuevamente en la cadena productiva”, considera Mangialardi.

“Para los talleres esto es basura. Para mí, definitivamente, no lo es. Por eso la investigación pasa por reconvertir estos desechos textiles y generar un nuevo producto. El trabajo se centra en la ciudad de Pergamino, basándome en los talleres de confección y sus sobrantes. La idea final sería que estos desechos se reinserten en el mercado como producto”, cuenta Mangialardi, quien lleva adelante su cuarto año de beca doctoral, dirigida por la profesora Mercedes Filpe.

Señalética

El Edificio Presidente Raúl Alfonsín tiene 3 plantas. A cada una de estas plantas le correspondió un color específico según la propuesta integral de señalética. En total se necesitó señalizar alrededor de 80 sectores, para cada uno de los cuales se fabricó una placa de 200 x 200 mm, con un espesor de 6 mm. Fue necesario hacer pruebas de teñido para lograr un resultado cromático óptimo para la materialización. “El producto final se obtiene, en primera instancia, con la recolección de los desechos, luego la limpieza de lo recolectado en seco y después en húmedo. Se le aplica color, se coloca el aglutinante haciendo una masa homogénea y se realiza una matriz donde se dispone. Una vez que toma la forma deseada se deja secar al aire libre para lograr la solidificación. Finalmente se combina la placa con un vinilo que se coloca sobre un acrílico”, detalla.

Según los ensayos realizados, el material obtenido tiene una estabilidad dimensional del 70% (puede verse afectado por factores climáticos, especialmente la humedad) y posee alta resistencia a la flexión y al roce. Su reacción a la intemperie varía desde las deformaciones con la exposición a la lluvia prolongada y la alteración en el color ante la exposición al sol.

Investigación y usos

Actualmente, Antonela Mangialardi continúa con la investigación: “Se hicieron ensayos de durabilidad y resistencia, para evaluar cuánto rinde, si es resistente a la humedad, a la intemperie, o a la fuerza exterior de cualquier tipo. Los niveles de resistencia, hasta ahora, están siendo buenos. Continuamos evaluando en diferentes tipos de placa de acuerdo a los distintos desechos, y eso hace que varíe la resistencia de la placa, así como el aglutinante que se usa. Seguimos viendo en qué se va a utilizar, qué otras aplicaciones le podemos dar”.


Deja un comentario

Reglamento de comentarios

La Universidad pone a disposición de la comunidad universitaria y de la sociedad en general un espacio de "comentarios", desde un espíritu participativo, pluralista y abierto a las opiniones, críticas, sugerencias y aportes que los usuarios de la web quieran realizar.

No obstante, debe aclararse que se moderan y eliminan comentarios que:

  • No se relacionen directamente con el tema abordado de la noticia.
  • Tengan contenidos difamatorios o denigrantes hacia personas o hacia la institución.
  • Inciten a la violencia o sean discriminatorios.
  • Tengan objetivos comerciales o incluyan números de teléfonos o direcciones.

Al mismo tiempo, al realizar estos comentarios el usuario deberá tener en cuenta que el espacio no es interactivo ni tiene por función brindar respuestas a consultas individuales. Para este fin, la comunidad deberá dirigirse a las áreas respectivas en las dos sedes (Roque Sáenz Peña 456, Junín; Monteagudo 2772, Pergamino), o bien escribir a algunos de los contactos electrónicos de la institución.