aumentar disminuir original
El Universitario | Enfoques

Teclado táctil para niños con problemas motrices

teclado androidUn grupo de estudiantes y docentes de la materia “Programación para Celulares” de las carreras del área Informática de la Escuela de Tecnología desarrollaron un Teclado Simple para personas con discapacidad motriz. Este teclado plantea un método de escritura simplificado para tabletas y otros dispositivos que tengan el sistema operativo Android.

“Con el desarrollo del Teclado Simple permitieron que mi hija pueda escribir. Fue la solución, de otra forma no hubiera podido hacerlo”, expresó Sebastián, papá de Sofía, que tiene problemas motrices por una encefalopatía tóxica grave.

El padre de Sofía le contó a El Universitario que la niña cursa segundo grado y que al comenzar con el aprendizaje de la lectoescritura “le costaba integrarse porque su discapacidad no le permite escribir con el método tradicional de puño y letra”. “Este año comenzaron a escribir y Sofía nos manifestaba que no se sentía integrada porque no tenía cuaderno como sus compañeros”, dijo.

El producto fue desarrollado en conjunto con terapeutas especializados en neurodesarrollo con el objetivo de brindar a sus pacientes un método de escritura alternativo al lápiz y papel, en un dispositivo portátil como una tableta.

“Para Sofía este desarrollo fue la solución a su problema. Ahora su cuaderno es la tableta con este nuevo teclado que realizaron los chicos de la Universidad”, resaltó el padre de la niña.

El uso de tabletas y el software disponible contribuye a mejorar el desarrollo cognitivo de personas con dificultades motrices, aunque la disposición original del teclado presenta dificultades para estas personas. Al respecto Sebastián explicó que su niña apretaba una tecla y “marcaba diez veces la misma letra”. “Aprender a escribir le generaba rechazo a Sofía porque se daba cuenta que no podía hacerlo”, rememoró el papá.

“Justamente el teclado original de los dispositivos con pantalla táctil genera barreras para que las personas con alguna discapacidad motriz puedan utilizar la herramienta”, aclararon las terapeutas.

En este sentido, desde la cátedra se propusieron desarrollar una alternativa al teclado ya existente. El teclado soft es un método de entrada para dispositivos Android que puede ser modificado y, en este caso, los cambios permitieron facilitar la escritura de las personas que poseen algún problema de motricidad fina.

“Los cambios al teclado original permitieron que mi hija vaya a la escuela con ganas de aprender. Puede copiar desde el pizarrón y no se le repite ninguna letra”, relató Sebastián.

_DSC0450El camino al teclado

La iniciativa fue propuesta por Diego De la Riva, profesor adjunto de la asignatura “Programación para celulares”. El docente explicó que la aplicación fue desarrollada para niños en edad escolar que no pueden escribir en letra manuscrita por problemas de motricidad fina.

“Las terapeutas visualizaban que estos chicos utilizaban muy bien los teclados de una notebook pero por las dimensiones era complicado manejarse de un lado al otro, incluso por los mismos problemas de motricidad por lo que la utilización de las tabletas con este nuevo teclado es una solución”, especificó De la Riva.
Las especialistas determinaron que la tableta y el software disponible podían contribuir a mejorar el desarrollo cognitivo de los chicos.

“El problema es que al querer utilizarla como método de escritura se encontraban con algunas dificultades que imposibilitaban su uso: el tamaño de teclas, el auto-completado de palabras, la repetición de caracteres, el cambio de caracteres al dejar presionada una tecla y la falta de indicaciones táctiles como tienen los teclados físicos”, reveló el docente.

“Llevé a la cátedra los problemas que me comentaban las terapeutas y les propusimos el desarrollo de la aplicación a los estudiantes de mi materia como trabajo de cursada”, contó el profesor.

Se desarrolló entonces un teclado que logró superar esas dificultades: “Tiene mayor espacio para las teclas, no tiene auto-completado de palabras, evita la repetición y el cambio de caracteres al dejar pulsada la tecla, tiene funciones especiales para cambiar de modo y genera una respuesta táctil al pasar por las teclas F, J y por el número 5”.

De la Riva dijo que el uso de esta herramienta que desarrollaron puede ser útil también para personas mayores que, muchas veces, tienen dificultades al momento de utilizar los teclados táctiles. “Muchas veces los adultos mayores son reacios a utilizar los dispositivos tecnológicos táctiles porque se les dificulta el uso del teclado, entonces este sirve para ellos también”, añadió el docente.

El teclado fue subido a Google Play, se puede descargar gratuitamente y actualmente cuenta con más de 1700 descargas. “Hemos recibido consultas donde nos preguntaban si desarrollaríamos este teclado en otros idiomas como francés o portugués”, amplió De la Riva.

La tecnología con fines terapéuticos

El uso de los dispositivos móviles (acceso a internet, aplicaciones móviles, modos de comunicación) colabora en la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes.

El equipo que desarrolló este teclado simple hizo hincapié en aprovechar al máximo las características de accesibilidad para tres de los sentidos (vista, oído y tacto), de manera tal que se pueda potenciar la interacción de las personas que tengan algún tipo de discapacidad.

La iniciativa fue desarrollada por los profesores de la materia “Programación para celulares” Diego de la Riva y Carlos Di Cicco, junto al ayudante alumno Sebastián Sottile. Participaron como alumnos Lucas Daddiego y Julia Mendiola. Intervinieron en el proyecto como profesionales Cecilia Capurro (licenciada en Terapia Ocupacional) y Marcela Zaddra (Fonoaudióloga).


image3Robótica aplicada a la rehabilitación
Se utiliza con pacientes que sufrieron un ACV, una parálisis cerebral o con un lesión medular. Les permite realizar un entrenamiento eficaz que suele agotar a kinesiólogos.

Desde la Universidad Nacional del Centro también están preocupados por realizar aportes para personas con ciertas dificultades. Un equipo de investigación desarrolló un rehabilitador de caminata para pacientes con ACV, parálisis cerebral, parálisis de miembros inferiores, lesiones medulares, esclerosis, entre otras afecciones. El diseño del aparato estuvo encabezado por el doctor e ingeniero en informática, Nelson Acosta.

En su visita a la UNNOBA, Acosta explicó que el cerebro aprende a fortalecer o debilitar las conexiones entre las neuronas mediante el entrenamiento intensivo. “Esa plasticidad neuronal también subyace en la médula espinal para aprender a controlar la caminata después de que una lesión destruye las conexiones con el cerebro, siempre y cuando el entrenamiento intensivo se haga pronto, luego de la lesión”, sostuvo el especialista, quien brindó una charla abierta en la Universidad.

El método de rehabilitación consiste en mover las piernas del paciente, al menos durante media hora diaria, haciendo recuperar el tono muscular de modo tal que pueda mantener su propio peso. Esto, a su vez, permite fortalecer la conexión neuronal que controla la motricidad de esa zona. “El gran problema es que guiar las piernas de un paciente, sobre todo de un adulto, es un trabajo que agota a los terapeutas o kinesiólogos y aquí es donde aparece la robótica como herramienta de asistencia a la rehabilitación y entrenamiento”, destacó Acosta que dictó en la UNNOBA el curso de posgrado “Fundamentos de Navegación Autónoma de Robots”.

El aparato diseñado por este equipo es un dispositivo mecánico y electrónico capaz de asistir en el proceso de rehabilitación a una persona con dificultad para caminar. Acosta contó que existen rehabilitadores en el mercado con patentes europeas y estadounidenses pero son aparatos muy costosos para los pacientes latinoamericanos. “A nosotros nos resulta casi imposible acceder a esos dispositivos”, planteó.

“Por tal motivo es que fuimos contactados por pacientes para desarrollar una herramienta de rehabilitación hace ya más de 8 años, luego de 13 prototipos. Hoy podemos decir que, finalmente, nuestro dispositivo es viable y próximo a la comercialización”, manifestó el doctor.

Además enfatizó que el proceso que llevó a crear el dispositivo “fue y es realizado con muchísimo esfuerzo, muchas horas de trabajo”. “Hasta hemos armado un mini-taller para la fabricación de los prototipos en nuestras casas, hemos tenido que aprender a trabajar el metal, cortar, agujerear, soldar, doblar, pintar, entre otras cosas”, enumeró el ingeniero en informática.

Recordó también que cuando llegó el momento de probar los aparatos, las reacciones de los pacientes y familiares fueron muy emotivas para el equipo de investigación. “Los pies de Thiago quieren caminar, gritó el hermano mellizo de Thiago. Esa fue una de las experiencias”, rememoró Acosta. Thiago, con 4 años, había sufrido una parálisis cerebral que le impedía desplazarse.

El dispositivo está orientado para que los pacientes que lo necesiten puedan utilizarlo en su propia casa, con la configuración del personal médico. “El objetivo primario es que puedan entrenar para optimizar su tiempo de rehabilitación, logrando mejores resultados. Por ejemplo, al realizar tres sesiones de entre veinte y treinta minutos diarios”, especificó Acosta.


Deja un comentario

Reglamento de comentarios

La Universidad pone a disposición de la comunidad universitaria y de la sociedad en general un espacio de "comentarios", desde un espíritu participativo, pluralista y abierto a las opiniones, críticas, sugerencias y aportes que los usuarios de la web quieran realizar.

No obstante, debe aclararse que se moderan y eliminan comentarios que:

  • No se relacionen directamente con el tema abordado de la noticia.
  • Tengan contenidos difamatorios o denigrantes hacia personas o hacia la institución.
  • Inciten a la violencia o sean discriminatorios.
  • Tengan objetivos comerciales o incluyan números de teléfonos o direcciones.

Al mismo tiempo, al realizar estos comentarios el usuario deberá tener en cuenta que el espacio no es interactivo ni tiene por función brindar respuestas a consultas individuales. Para este fin, la comunidad deberá dirigirse a las áreas respectivas en las dos sedes (Roque Sáenz Peña 456, Junín; Monteagudo 2772, Pergamino), o bien escribir a algunos de los contactos electrónicos de la institución.