aumentar disminuir original
Universitarias

Graduados recibieron sus diplomas en el último acto de colación del año

El jueves 22 de diciembre en el auditorio “Atahualpa Yupanqui” se desarrolló el último acto de colación de grado académico correspondiente al año 2021. La ceremonia en la que graduados de distintas carreras recibieron sus diplomas se enmarcó en la celebración de los 19 años de la UNNOBA.

Luego de la actuación del Coro de la Universidad, las palabras fueron de Carla Agosti, docente de la Universidad, quien se refirió al valor simbólico del egreso de los estudiantes de la universidad pública y reflexionó sobre el rol de los universitarios en la sociedad invitándolos a seguir siendo parte de la vida institucional de la UNNOBA. También se refirió al rol docente y a los desafíos transitados durante la pandemia.

En la continuidad del acto, las palabras fueron del rector de la UNNOBA, doctor Guillermo Tamarit, quien manifestó su agradecimiento a la comunidad universitaria por el esfuerzo realizado durante la pandemia: “Pudimos dar una robusta respuesta gracias a la calidad de los recursos humanos que conforman esta comunidad”.

Aunque haciendo un balance que destacó los aspectos positivos de la respuesta institucional brindada durante la emergencia sanitaria, señaló que “no es la forma en que creemos que hay que impartir la educación”.

“La respuesta fue adecuada y nos permitió no perder la continuidad en el desarrollo de la actividad académica, pero lo vivido seguramente merecerá un balance más equilibrado cuando la pandemia haya terminado”, agregó.

En otro tramo de su discurso hizo referencia a la obra de Jaim Etcheverry para describir la realidad del sistema educativo en Argentina y planteó: “La expectativa que existe sobre la educación pública es muy alta y es a esa expectativa a la que le tenemos que rendir cuentas”.

“En nuestro caso tenemos datos muy concretos, hemos avanzado en la inclusión, pero en el conjunto del sistema la cantidad de universitarios decrece y esto no tiene que ver solo con una cuestión individual. Este indicador dice mucho del presente de la estructura social. No es casual que nos encontremos con este dato en la educación superior cuando tenemos un país con un 40 por ciento de pobres”, abundó.

En términos institucionales recordó que la UNNOBA está iniciando el tránsito hacia sus 20 años de vida y señaló que en este contexto “nuestro principal interés es habilitar una conversación sobre la educación y sus desafíos”.

“Esta Universidad que es hija de su territorio, tiene un reconocimiento social muy importante y a lo largo de estos años nos hemos sentido no solo acompañados sino legitimados por la sociedad en cada una de nuestras acciones. Pero el contexto del país nos demanda mucho más y es por ello que en esta conversación convocamos a los sectores del trabajo, de la producción y de la sociedad civil, y a todos aquellos que tengan cosas para señalarnos con el objetivo de redefinir el rumbo y hacer nuestro aporte en la búsqueda de soluciones a la gran tragedia educativa que afecta a nuestro país desde hace muchos años”.

Un esfuerzo colectivo

Sobre el final de su discurso se dirigió a los graduados, a quienes pidió “un esfuerzo más” en tanto aporte colectivo para “desarrollar una sociedad mejor”.

“A menudo hablamos de la Argentina que nos merecemos, pero ese país con el que soñamos no nos va a estar dado, sino que surgirá de la construcción que podamos desarrollar día a día”, sostuvo planteando la necesidad de recuperar el valor de la educación como instrumento para la transformación de la realidad.

 

Este país ya lo hizo hace muchos años cuando presentó un rumbo respecto a qué hacer con su educación y fue exitoso. Sobre la base de la educación, Argentina pudo estructurar una sociedad que competía con el mundo  y a su interior inició un proceso virtuoso de inclusión. Esta es una tarea que tiene que volver a hacer, básicamente porque hoy tenemos el agravante de la desigualdad y es allí donde tenemos que volver a pensar la educación pública en términos de igualdad de oportunidades”.

“Es un honor tenerlos aquí, junto a sus familias, recibiendo sus diplomas. Quiero felicitarlos y recordarles que como universitarios tenemos una obligación moral con la sociedad”, dijo. Y concluyó: “Tenemos que ser dignos del esfuerzo que hace la sociedad argentina por sostener la universidad pública”.