aumentar disminuir original
Universitarias

Homenaje a testigos sobrevivientes de la última dictadura

La Cátedra Libre de Memoria y Derechos Humanos de la UNNOBA hizo un acto en homenaje a testigos sobrevivientes de la última dictadura cívico-militar, quienes cumplieron un rol fundamental en el juicio a represores de Junín que se desarrolló en el Salón de la Democracia Argentina, sede Rectorado de la Universidad, entre 2014 y 2015. En el marco de la Semana de la Memoria, la Verdad y la Justicia, se descubrió una baldosa con una leyenda que hace alusión a que en ese edificio se condenó a 7 represores y a la memoria de los desaparecidos.

Abrió el acto Oscar Farías, titular de la Cátedra Libre de Memoria y Derechos Humanos de la UNNOBA, quien dijo que el homenaje era para aquellas personas capaces de llevar adelante “una lucha digna, ética y justa” y por haber “sostenido la memoria”.

Farías recordó que en 2007 el Movimiento por la Defensa de los Derechos Humanos de Junín presentó las causas para que se investiguen los delitos de lesa humanidad y pidió la indagatoria y la prisión preventiva a los imputados.

“Todo lo que hemos sufrido desde ese momento, el amedrentamiento a los testigos, las amenazas, las llamadas por teléfono a nuestras familias…  muchas cosas que hoy las podemos contar y en aquellos momentos callamos”, memoró.

“Acá está el hijo de Pío, el nieto de Martín, los hijos de Imelde Sanz, y hay muchos que a la distancia nos mandaron salutaciones porque quieren estar presentes en este momento”, agregó.

Farías contó cuando se elevó la causa a juicio se barajaron varias posibilidades para que se desarrolle, pero la UNNOBA ofreció su espacio y aceptaron no solo por el hecho simbólico de que el ámbito era el Salón de la Democracia Argentina sino por todas las cualidades que presenta una universidad nacional.

 

Susana Bogey

A continuación, Susana Bogey, del Movimiento por la Defensa de los Derechos Humanos de Junín, habló en representación de los sobrevivientes homenajeados: “Es grato encontrarnos con los amigos, los compañeros, los que todavía estamos. Nos falta Imelde, Cristina, Héctor que está enfermo. Se nos van raleando las filas a los que fuimos las víctimas directas pero quedan nuestros hijos, los nietos, siempre habrá alguien que lleve la antorcha de la memoria y en parte eso tiene que ver con ese juicio ejemplar que se hizo en Junín a través del cual mucha gente tomó conciencia”.

“Parece mentira, pero los pueblos tienden a negar estas cosas, como hacen las personas con las cuestiones que no le gustan de su propia historia. Eso ha pasado también en otros lugares como Alemania, la gente que estaba cerca de los campos de concentración donde tuvieron detenidas a millones de personas decían que no se habían enterado que existían”, agregó.

En ese sentido, recordó que Junín no fue la excepción: “Acá también decían que no se enteraban de lo que había pasado. A partir de este juicio que tomó estado público muchos se enteraron y algunos pidieron disculpas por no haber actuado como correspondía en esa época, haciendo más visibles los reclamos”.

“Si para eso ha servido, bienvenido sea. Es cierto que no fue fácil hacer  este juicio, no solo para hacer catarsis y contarles a todos lo que ha pasado, sino para dejar en claro la conciencia de que nunca más vuelva a ocurrir lo que ocurrió. Por esta lucha, por la memoria la verdad y la justicia, dejemos este mensaje: que nunca más a nadie en la Argentina le vuelva a pasar lo que nos pasó a nosotros,  nunca más la muerte como moneda de cambio en nuestra sociedad reemplazando al diálogo y a la convivencia democrática”, sostuvo Susana Bogey.

 

Tamarit

El cierre del acto estuvo a cargo del rector Guillermo Tamarit, quien agradeció a los sobrevivientes de la última dictadura el rol determinante y el coraje cívico que han tenido durante el juicio.

Tamarit recordó que las universidades, como otros sectores del país, fueron lugares donde la represión tuvo un particular despliegue: “Nos parecía una buena oportunidad para que nuestros alumnos, que refieren a estos hechos como históricos, entiendan la actualidad que tiene este debate y lo determinante que es para construir futuro”.

“La educación es esa: toda nuestra actividad está planteada a futuro, nada de lo que hacemos (que es puro presente en las aulas, en extensión, en investigación) podemos referir a resultados inmediatos, lo que hacen las universidades, las escuelas primarias y secundarias, se ve con 5 ó 10 años después”, sostuvo el rector de la UNNOBA.

“No se puede construir futuro sin los valores que supone educar: por eso este acto, esta memoria, esta presencia de ustedes en este ámbito, es tan determinante como ejemplar”, aseguró.

“La UNNOBA, que no existía en la dictadura, tiene que apropiarse de lo que ocurrió porque sin eso la tarea de la educación va a estar fallida. Ese es el sentido que tiene nuestro presente institucional”, agregó.

Por último recordó los “innumerables testimonios” de situaciones muy dolorosas y la “actualidad de ese sufrimiento” , a la vez que habló de brindarle a los jóvenes la esperanza de construimos un país mejor. “Con sueños y esperanzas, pero también a partir de la historia y desde la memoria”.

 


Deja un comentario

Reglamento de comentarios

La Universidad pone a disposición de la comunidad universitaria y de la sociedad en general un espacio de "comentarios", desde un espíritu participativo, pluralista y abierto a las opiniones, críticas, sugerencias y aportes que los usuarios de la web quieran realizar.

No obstante, debe aclararse que se moderan y eliminan comentarios que:

  • No se relacionen directamente con el tema abordado de la noticia.
  • Tengan contenidos difamatorios o denigrantes hacia personas o hacia la institución.
  • Inciten a la violencia o sean discriminatorios.
  • Tengan objetivos comerciales o incluyan números de teléfonos o direcciones.

Al mismo tiempo, al realizar estos comentarios el usuario deberá tener en cuenta que el espacio no es interactivo ni tiene por función brindar respuestas a consultas individuales. Para este fin, la comunidad deberá dirigirse a las áreas respectivas en las dos sedes (Roque Sáenz Peña 456, Junín; Monteagudo 2772, Pergamino), o bien escribir a algunos de los contactos electrónicos de la institución.