aumentar disminuir original
Instituto de Diseño e Investigación | Universitarias

Se presentó el libro “Métodos para la mejora genética del trigo”

En el auditorio “Atahualpa Yupanqui” de la UNNOBA se realizó la presentación del libro “Métodos para la mejora genética del trigo”, escrito por el ingeniero agrónomo Alfredo Calzolari y editado por el Centro de Edición y Diseño de la UNNOBA (CEDI).

El acto se concretó el jueves 7 de octubre en horas de la tarde y fue presidido por el rector de la UNNOBA, Guillermo Tamarit. La presentación de esta obra contó con la presencia del intendente municipal de Pergamino, Javier Martínez; la vicerrectora de la Universidad Nacional de San Antonio de Areco, Silvina Sansarricq; el director de la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino del INTA, Ignacio Terrile; funcionarios de la universidad y público invitado por el autor, que estuvo acompañado en la cabecera de la ceremonia por la directora del Instituto de Posgrado de la UNNOBA, Adriana Andrés.

En sus palabras, el rector de la UNNOBA, Guillermo Tamarit, agradeció al ingeniero Alfredo Calzolari por su activa participación en el proceso de creación y desarrollo de la UNNOBA. “Alfredo es parte de ese grupo de personas que tuvieron el privilegio de construir una Universidad que el año próximo cumplirá sus primeros veinte años de vida”, expresó Tamarit y se remontó a los inicios de la historia de la UNNOBA para destacar el aporte y el conocimiento con que personalidades de la talla de Alfredo Calzolari nutrieron a este proyecto.

“El privilegio que tenemos todos los que hemos sido parte de esta historia es haber visto como la teoría se convertía en una realidad tan importante y tan pujante como la UNNOBA que es una institución construida por personas, una de las más caracterizadas de ese trayecto es Alfredo Calzolari”, resaltó el rector de la Universidad y refirió que “el acto de presentación de este libro es un modo de agradecer su contribución y la de tantos”.

“Este mismo acto señala esta estirpe de universitarios que más allá de sus obligaciones, siguen contribuyendo al desarrollo de la educación”, manifestó Tamarit. Y hablándole en primera persona al autor del libro, aprovechó la ocasión para señalarle: “Estamos orgullosos de que pertenezcas a la UNNOBA. Tu tarea es un mensaje claro de que hay que seguir aportando, desde todos los lugares para mejorar nuestra universidad y la sociedad. Muchas gracias por tanto”.

En la continuidad del acto, fue Adriana Andrés, directora del Instituto de Posgrado de la UNNOBA, quien hizo uso de la palabra para definir a Alfredo Calzolari como “un estudioso del cultivo de trigo y un hombre con la característica de amar todo lo que hace”.
En un relato ameno y con referencias a anécdotas y vivencias profesionales compartidas, Adriana Andrés refirió que Alfredo Calzolari trabajó como mejorador junto a importantes profesionales y fortaleció una red en el seno del INTA conformando y consolidando equipos de trabajo que lograron liberar cultivares exitosos que llegaron al productor”.

En su alocución la directora del Instituto de Posgrado de la UNNOBA hizo un inventario de hitos en la trayectoria profesional del autor y destacó su labor como coordinador de la maestría en Genética Vegetal de la Universidad Nacional de Rosario en un momento en que las universidades no tenían actividades de posgrado. “En el INTA había formación de recursos humanos, pero la Universidad no estaba en el territorio y Alfredo la fue a buscar a Rosario y la trajo al INTA con todo lo que ello representó en materia de generación de conocimientos que luego se aplicaron”.

También destacó su rol en el Centro Regional Universitario Pergamino, cuando fue convocado para integrar la comisión que se transformó en la célula embrionaria de lo que más tarde fue la creación de la UNNOBA. “Muchas personas muy valiosas fueron parte de este proceso, y Alfredo fue una de ellas. Con mucho esfuerzo y tenacidad pusieron en marcha una universidad en un territorio en el que no había demasiada tradición universitaria”, mencionó y recordó que una vez creada la UNNOBA Alfredo Calzolari fue el coordinador de la carrera de Agronomía; uno de los impulsores del diseño de la Licenciatura en Genética y más tarde director de la Escuela de Ciencias Agrarias, Naturales y Ambientales. “Bajo su coordinación la carrera de Ingeniería Agronómica fue la primera carrera de la UNNOBA que logró la acreditación de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria”, agregó y señaló que aunque el inventario seguramente es incompleto “estos son algunos de los logros traídos a esta institución de su mano”.

Sobre el libro

En relación al libro Adriana Andrés sostuvo que “es la primera vez que se escribe una obra sobre métodos de mejora. Es un libro fácil de leer, simple y que cumple con los objetivos básicos. Cualquiera que quiera trabajar en trigo, encuentra en este trabajo un material de lectura imprescindible”.

“No solamente habla del mejoramiento de trigo, sino que cumple con otro aspecto esencial en momentos de alta modernidad: resume arte y ciencia y pone al hombre y a su trabajo en el campo en el centro del proceso de selección y mejoramiento”.

Parafraseando una conocida máxima que señala que “para producir alimentos hay que salir de las oficinas, entrar al campo, ensuciarse las manos y transpirar, porque ese es el único lenguaje que entienden las plantas”, Adriana Andrés agradeció a Alfredo Calzolari haber sostenido el ejercicio de su profesión sobre esos pilares.

Agradecido

Antes del inicio de la presentación del material en el que minuciosamente detalló el contenido de cada capítulo del libro, el ingeniero Alfredo Calzolari se mostró emocionado y agradecido por la posibilidad de haber llevado adelante este trabajo que es el corolario de una larga trayectoria profesional. “Es un auténtico gusto poder estar hoy aquí y dar las gracias a las personas y entidades que prestaron su ayuda para la concreción de este proyecto. También quiero agradecer a los presentes y a quienes están siguiendo esta presentación de manera virtual en un día tan especial para mí. Y de manera muy especial, agradecer a mi familia que siempre me ha prestado su apoyo incondicional”.

 

Con nombre propio agradeció a colegas y fitomejoradores que leyeron y analizaron el contenido que compone la obra. Recordó a Nora Mancuso y agradeció, entre otros a Omar Polidoro, Guillermo Eyherabide, Pedro Rimieri, Juan Iannone, Antonio Díaz Paleo, y Marcelo Ferrer. Del mismo modo agradeció la tarea realizada por Iris Ballestrasse. También a la Fundación del Centro Regional Universitario que contribuyó a la publicación, al Centro de Edición y Diseño de la UNNOBA y por supuesto a las autoridades de la Universidad que me han permitido llevar adelante esta tarea.

Hablando de las motivaciones para la escritura del libro recordó una conversación con Jerónimo Ainchil, entonces secretario de Investigación, Desarrollo y Transferencia de la UNNOBA y hoy rector de la Universidad Nacional de San Antonio de Areco y agradeció el impulso que ese intercambio representó para la concreción de esta obra.

Durante varios minutos y acompañado por la proyección de material audiovisual el autor hizo un recorrido por la obra y marcó algunos conceptos que hacen al mejoramiento genético del trigo y que han representado hitos en su carrera profesional.

 

El autor

Alfredo Calzolari es ingeniero agrónomo, egresado de la Universidad Nacional de La Plata. Mágister Scientiae en Genética Avanzada. En la Estación Experimental Agropecuaria de INTA Pergamino se desempeñó como fitomejorador de trigo.
En ese carácter y como integrante del grupo de trabajo Trigo, obtuvo los cultivares de trigo pan, algunos de los cuales alcanzaron importante difusión.

Ha realizado una tarea de cooperación y complementación con Desarrollo Rural en el tema del comportamiento varietal del trigo.
En el aspecto académico tuvo desempeño en la Maestría de Genética Vegetal, UNR-INTA, desde su creación, en 1979. Allí cumplió funciones como docente, en la asignatura: Mejoramiento Vegetal I; fue coordinador Académico (hasta 1999) y actualmente es miembro de la Comisión Asesora de la misma Maestría. En la UNNOBA fue director de la Escuela de Ciencias Agrarias, Naturales y Ambientales, coordinador académico de las carreras de Agronomía (Ingeniería y Tecnicatura) y también desplegó una amplia actividad como docente. En 2015 fue designado por la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria designó como Académico Correspondiente.

Modalidad híbrida

La actividad se desarrolló con modalidad híbrida, cumpliendo con las medidas de distanciamiento y aforo dispuestas en el marco de la pandemia y fue transmitida en vivo a través del canal del Area de Realizaciones Audiovisuales de la Universidad.